T1 SERIE «Educar en casa…utopía o realidad» #1 Familia: Nuestras Aventuras en Casa

PRIMERA TEMPORADA

Para leer la INTRODUCCIÓN a esta serie haz CLICK AQUÍ.

Después de leer sobre la importancia de conocer a profundidad los intereses de mi hijo, muy entusiasmada me levanté y le dije:

– Vamos a hacer una lista de las cosas que te gustan y las que no te gustan.

Así que tomé un plumón, hice dos caritas en el pizarrón y continué:

Debajo de la carita feliz vamos a escribir todas las cosas que te gustan hacer y debajo de la carita triste vamos a poner las cosas que no te gustan hacer.

Entonces mi hijo, muy colaborador, comenzó a decirme lo que le gustaba hacer. La siguiente imagen es una copia fiel de cómo quedó nuestro pizarrón:

¿TAREAR? Primero me dio risa su expresión, pero enseguida me hizo pensar mucho, mucho… mucho.

Había imaginado que hasta ese momento estábamos trabajando de manera maravillosa, pero la palabra “tarear” me hizo darme cuenta de que mi hijo de cuatro años había bautizado una acción que le parecía desagradable con ese nombre. Dentro de las acciones que disfrutaba dijo varias que son actividades de aprendizaje, así que mi nueva tarea sería investigar qué cosa era “tarear” para él…

Iniciaré esta serie contándoles sobre el estado actual de nuestro homeschool, lo que ACTUALMENTE nos está sirviendo, funciona, nos tiene felices y satisfechos aunque esto en un futuro puede cambiar para bien.

Nuestro día ideal en la realidad:

Desde que mi hijo nació y su aprendizaje comenzó, yo también he pasado por varias etapas de aprendizaje y apenas voy comenzando. Algunas veces me he complicado la vida queriendo ser perfecta, me he contradicho,  me he ahogado en un vaso de agua, he revivido, en fin… todo esto se ha visto reflejado en nuestro homeschool que en muy poco tiempo ha pasado por diversos cambios cada vez mejores y ahora sé que estos cambios continuarán cada día, conforme yo como mamá vaya aprendiendo (y desaprendiendo), mi esposo vaya decidiendo, mi hijo vaya creciendo y otras lindas personitas se vayan añadiendo. ♡

Para mí un día perfecto en casa sería un día en que todo sale tal cual lo planeado, peeero en realidad no siempre tenemos muchos de esos días perfectos porque constantemente hay imprevistos en casa, tener un plan a mí como mamá me sirve como dirección hacia dónde queremos ir ese día.

DEBO ACLARAR QUE ESTE ES UN PLAN IDEAL DE UNA MAMÁ CON UN SOLO HIJO… DA TIEMPO PARA MÁS COSAS Y PODEMOS ENFOCARNOS MÁS EN LA EDUCACIÓN DE NUESTRO HIJO ÚNICO, habiendo dicho esto me dispongo a compartirles nuestro día «ideal»:

☀El día en casa comienza a las 6:30 a.m para papá y mamá. Mi hijo normalmente se despierta a las 8:30 a.m. a veces mucho más temprano y a veces más tarde, entonces como no siempre dispongo del mismo tiempo para mi devocional y para hacer cosas personales después de que mi marido se va, trato de hacer primero lo más importante y después lo que me gustaría hacer antes que el peque se despierte.

☀Cuando mi hijo se despierta, aun en pijamas los dos tendríamos un tiempo para leer la Biblia, orar y cantar juntos. Aproximadamente a las 9:30 desayunamos.

☀Después acomodaríamos la casa, mi hijo se lleva sus juguetes y cosas que están en la sala a las habitaciones que corresponden mientras yo dejo la sala, comedor, baño y cocina lo más limpio y presentable posible y echo ropa a lavar.

☀Cuando ya todo está en su lugar, limpio y en orden, entonces nos pondríamos guapos. En lo personal esto me sirve mucho para sentirme sin presiones y poder dedicarme al 100%  a mi hijo con un estado de ánimo positivo y sin distracciones.

☀Dependiendo del tiempo que nos haya llevado nuestro quehacer nos iríamos a la habitación de mi hijo entre 10:30 u 11:00. Aquí es donde tenemos el espacio establecido como zona de aprendizaje con todo el material y cosas que vamos a necesitar durante las no más de dos horas  que mi hijo de 4 años y yo invertimos en su aprendizaje de forma dedicada, nuestro maravilloso tiempo de homeschool.

☀Después me pondría a cocinar y mi hijo se quedaría jugando en su cuarto, a veces le pongo música o algún vídeo que le deje un aprendizaje positivo, pueden ser vídeos de personajes de la historia, algún documental, alguna historia bíblica o canciones y cuentos en inglés.

☀A las 3:00, cuando papá llegó, comemos juntos y de ahí lo que resta de la tarde, si no hay algún compromiso de por medio, hacemos cosas libres. A veces salimos al jardín para que mi hijo juegue en el brincolín, hacemos alguna actividad entre los tres, salimos de compras o los papás hacemos algún trabajo pendiente que tengamos y el peque se dedica a aprender por su cuenta jugando, imitando, etc

Sobre nuestro homeschool:

Nuestro Homeschool ha pasado por cambios constantes. Hoy nuestras actividades consisten básicamente en cubrir los objetivos principales que como familia queremos para nuestro hijo o que notamos necesarios que aprenda ya sean objetivos acádemicos, de desarrollo físico o como persona.

Estos son algunos de los objetivos que este año deseamos trabajar:

  • Actividades de motricidad gruesa y fina.
  • Ejercicio físico al nivel del pequeñín.
  • Lectura (libros AMÓS)
  • Comprender los números del 1-50
  • Conceptos básicos en inglés
  • Carácter, valores y temas bíblicos (esto no lo vemos en nuestro tiempo de homeschool sino en nuestro tiempito de devocional y en nuestra vida cotidiana, o sea es algo que está aprendiendo todo el tiempo)
  • Apreciación musical

Y por lo demás nos enfocamos en los intereses que va teniendo el niño, por ejemplo: temas de cultura general, de la naturaleza y de experimentación se van aprendiendo conforme son sus intereses y las herramientas que vamos teniendo.

Estos son los libros que usamos como material de apoyo:

Como pueden ver son:

  • Los libros para enseñar a leer del método cristiano AMÓS (descárgalos AQUÍ)
  • Libritos Kumón los vamos comprando conforme va acabando los que tiene, ya que son varios y tienen continuación.
  • Los libros nuevos del método Filadelfia, que usamos como complemento para ejercitar la lectura de forma global (no silábica como lo hacemos con AMÓS)  y como apoyo para conocimientos culturales.
  • Un libro que tengo desde hace mucho de inglés para preescolar y que ahora le estamos sacando provecho.
  • La Biblia con letra gigante, queremos que la palabra de Dios esté en todo momento en nuestras mentes y nos basamos en ella para toda nuestra vida cotidiana, así que ¡qué mejor libro de lectura y para ejercitar la memoria que éste!, yo se la leo en voz alta y también nos aprendemos juntos pequeñas porciones cada semana.
  • Currículum del Kínder ALAS, nosotros nos inscribimos el año pasado a ALAS para usarlo como columna vertebral de nuestro homeschool, pero como no diario hicimos las actividades de ALAS y nos faltaron terminar varios días de actividades, antes de que se acabara el año que tenemos para ingresar, guardé las actividades que nos faltaron para que, esos días en que mi mente está seca de ideas o sienta que está faltando algo, las tomemos como guía y la verdad es que tiene muchas ideas buenísimas. Una vez que acabemos ese material completo nos volveremos a inscribir al siguiente curso. 100% recomendable. (más información AQUÍ)

También tenemos material didáctico y Montessori que poco a poco he conseguido o que le he fabricado, éste material lo tenemos a la mano para que el niño lo tome cuando sienta el deseo de aprender con él, alguno no está a su alcance por que es más frágil o no apto para ser usado sin supervisión, pero dependiendo de las ideas que tenga planeadas para esa semana se lo bajo y así, no “choteado”, el niño se interesa mucho por usarlo.

Generalmente lo que hacemos en el homeschool es algo así:

Nuestra regla general es que cuando nos sentemos en la mesita deberíamos estar presentables, trato con esto de crear un hábito de limpieza y orden, así que hasta el perfume puede llegar a relucir a esa hora. Pero la verdad es que esto no siempre sucede, y muchas veces el perfume brilla por su ausencia…

Entonces procederíamos a ver una lección del libro de AMÓS, este es el único material que tratamos de ver sin falta todos los días entre semana. Después haríamos algo que él esté interesado en hacer o aprender. Me he dado cuenta de que mi hijo al saber que acabando su lección de AMÓS va a hacer algo que le interesa personalmente lo anima mucho para esforzase a hacer bien y pronto lo primero. Si no tiene nada que él, por su voluntad, quiera hacer entonces saco las ideas que tengo planeadas ya sea de música, usando el material didáctico que tenemos, flashcards y conceptos de inglés, algún libro o alguna actividad de ALAS. Después, si da tiempo, haríamos alguna página de los libros de Kumón.

Por último, en la tarde papá le dedicaría un rato a mi hijo para hacer actividades y juegos en inglés y después de eso el cuarto o la sala se conviertiría en una pista de aterrizaje, la Isla de Sodor (de Thomas y sus amigos) o una gran ciudad de bloques.

Muy bonito mi plan y organización, pero la verdad es que algunos días mi hijo no tiene la mejor actitud o yo no siempre me siento al 100% para hacer las cosas y entonces, de este bello plan tal vez hagamos ¿el 30%? …

Utopía o realidad:

Quiero retomar lo que al principio les conté sobre que a mi hijo no le gusta “tarear”. Después de meditar buscando la respuesta a lo que significaba “tarear”  me percaté de que esto era nada más y nada menos que hacer tarea estrictamente. Tengo un hijo muy alegre, ocurrente, cantarín e inquieto, como la mayoría de los niños pequeños, no es hiperactivo pero sí niño. Así que me di cuenta que hacer las cosas “perfectamente” (a veces suelo ser muy exigente con «ser bienhechos») estaba matando su espíritu alegre y ya no disfrutaba lo que hacía.

Cuando comencé con el homeschool, tenía muy idealizado mi concepto de homeschool y esto me llevó a darme de mil topes por doquier. Intentaba que todas las actividades en casa tuvieran un horario, me llevé la escuela a la casa, y no cualquier escuela sino una escuela a la que yo asistí, que tenía un estilo exageradamente estricto y estresante.

“Esto es lo que toca ahorita por que es lo que toca y no hay más”. Hacíamos hasta cinco o seis actividades diferentes porque era lo que se había planeado para el día y como nos comía el tiempo comenzaba a haber estrés por que el peque no había acabado la penúltima actividad y ya era tarde. Esto me desmotivaba a mí, pero sobre todo lo desmotivaba a él y en vez de disfrutar comenzábamos a sufrir.

El homeschool no es como muchos nos lo pintamos en un principio, muchas veces nos imaginamos como institutrices inglesas dando una clase a un niño de la realeza con ropa muy limpia y planchada… jajaja, ¡¡nada más utópico que eso!! En casa habrán días en que el peque o los peques se porten horrorosamente, tiren la leche en la mañana, se te queme la comida mientras cambiabas al bebé, y derramen la pintura que estaba en la mesa esperando la hora de hacer homeschool….

Hacer homeschool es vivir una aventura diferente cada día, aventuras que a veces son realmente salvajes… pero no se acaba el mundo por ello, al contrario disfrutas mejor que nadie las etapas de tus hijos con sus pros y sus contras.

Hoy he aprendido estos puntos del homeschool real:

NO AL ESTRÉS, SÍ AL RESPETO. Me sirvió mucho leer el libro “Aprendizaje Supraescolar” de Priscila Salazar para desescolarizar mi mente. Ahora he aprendido que es más importante no estresarse, porque se saca mayor provecho de una sola actividad al día que lo que se aprende cuando se hacen 7 actividades diferentes corriendo y con sensación de frustración. NO AL ESTRÉS, SÍ AL RESPETO significa también que así como yo respeto a mi hijo, sus intereses y sus capacidades, también le voy a enseñar a mi hijo a respetar toda actividad que se esté haciendo, pues no porque a él no le guste hacer algo no lo va a hacer, creo que todo tiene un órden y así como yo respeto y le doy a mi hijo todas las herramientas que puedo para que desarrolle sus intereses, también habrán algunas actividades que papá y mamá consideran importantes y él deberá aprender a hacerlas aunque no la hagan mucha ilusión.

NADA DE PROTOCOLOS,  he aprendido que el mejor homeschooling es el que se lleva a cabo de manera natural, hablando y llegando a acuerdos. Aunque el niño sea pequeño no significa que no entiende, muy a su nivel le podemos explicar perfectamente las cosas y ellos comprenderán.

SI NO PUDIMOS HACER LAS ACTIVIDADES porque surgió algún imprevisto o nos enfermamos, SONRÍE, ¡no pasa absolutamente nada!, gracias a Dios, la vida en sí es un aula de aprendizaje muy efectivo y los niños nunca dejan de aprender. Nosotros hemos hecho lecciones de AMOS en cama con gripe y hasta temperatura, y nos hizo olvidar por un rato lo mal que la pasábamos.

NO HORARIOS NI PLANES ESTRICTOS, ¡olvídalo! esto lo único que hará es ponerte de mal humor. Yo soy una persona muy organizada con la vida jaja, me encanta tener una agenda como ama de casa y mi planner de homeschool, y realmente me sirven muchísimo, el secreto de que me sirvan mucho y no que me pongan de malas es que la idea de tenerlos es para que sirvan como una guía y recordatorio, no como capataces inflexibles. Así mi agenda de ama de casa me sirve para no olvidar lo que debo hacer en casa o lo que deseo lograr ese día y lo mismo pasa con mi planner, me sirve muchísimo para escribir ideas y actividades que PODEMOS HACER ese día, pero si no lo hacemos, agradezco tener un cartucho sin quemar para un día que de plano no tenga ni la menor idea de qué hacer.

¿TIENES UN DÍA MALO? ENFÓCATE EN SOLUCIONARLO Y SENTIRTE MEJOR, nuestra actitud la captan nuestros hijos muy bien. He tenido días realmente malos, de esos cuando los problemas o angustias te superan, y he intentado continuar como si nada en nuestro homeschool, ¿el resultado? FATAL.

NO LE PONGAS DEMASIADO INTERÉS A LOS COMENTARIOS EXTERNOS. Nadie más que tu esposo, tu hijo y tú saben lo que pasa en casa realmente, los demás podrán imaginarse veinte mil cosas. Mientras ustedes se sientan satisfechos y estén cumpliendo los objetivos que se han puesto, los comentarios extras están de más.

SE TOLERANTE, PARA QUE LOS DEMÁS RESPETEN TU ESTILO DE VIDA. Un error malísimo que muchas veces cometemos como papás educadores en casa, es que tendemos a criticar la decisión de las demás familias o la forma como los demás hacen su homeschool. Creo que cada familia es un mundo, y no lo que nos sirve a nosotros les tiene que servir a ustedes, no nuestros motivos para hacer homeschool tienen que ser los suyos. Cada quien hace su esfuerzo conforme sea su interés y posibilidades. Podemos compartir lo que nos funciona porque podremos bendecir a otros pero jamás intentes criticar lo que otras familias hacen solo porque a ti no te parece lo mejor.

¿DESANIMADA? Yo también he estado así más de una vez, sobre todo cuando presté oídos a comentarios negativos de esos que les llamo “tipo vampiro” porque te succionan todas las energías y actitud positiva que puedas tener. Siéntate y vuelve a poner todas tus metas y prioridades frente a ti, medita bien en el por qué decidieron hacer esto en casa y da una vuelta por unos cuantos blogs que te vuelvan a cargar de energía, ideas y ánimo para seguir adelante.

Por qué educamos en casa:

“Hijo mío, si recibieres mis palabras, Y mis mandamientos guardares dentro de ti, Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; Si inclinares tu corazón a la prudencia, Si clamares a la inteligencia,Y a la prudencia dieres tu voz; Si como a la plata la buscares, Y la escudriñares como a tesoros, Entonces entenderás el temor de Jehová, Y hallarás el conocimiento de Dios. Porque Jehová da la sabiduría, Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.” Proverbios 2:1-6

Las razones por las que nuestra familia educa en casa en primer lugar es porque deseamos conservar el corazón de nuestro hijo, deseamos que llegue a ser un día un adulto que ame a Dios y que sea una persona responsable e individuo útil para la sociedad. Deseamos que su principal fuente de sabiduría venga de la palabra de Dios.

En segundo lugar deseamos fomentar el sentido de responsabilidad, descubrir a tiempo sus talentos y ayudarlos a desarrollarlos al máximo, apoyarlos en lo que se le dificulte, que su aprendizaje no se vea truncado por estándares escolares, que nuestros hijos puedan ir a su propio ritmo, explotar sus intereses, evitarles malos ratos en la escuela, y que aprendan cosas de la vida diaria. Reforzar buenos hábitos y enseñarle carácter.

Conclusión:

Educar en casa es una actividad que trae consigo muchísimos retos, no es tarea fácil pero los frutos que produce son muy valiosos. Educar en casa no es una utopía, no es algo perfecto, algunos días puede llegar a ser un reverendo desastre, pero aprendemos de nuestros errores y al ir conociendo las virtudes y los puntos débiles de nuestros hijos podemos ir adecuando nuestra forma de educar.


Sobre mí:

Soy Jazmín, autora de este blog y mamá educadora de un pequeñín de casi cuatro años con el que vivo cada una de las aventuras y aprendizajes más maravillosos de mi vida. Mujer en constante aprendizaje como esposa y creyente agradecida de la gracia y misericordia de Dios.


Lee: T1 SERIE «Educar en casa…utopía o realidad» #2 Familia: Rivera, CLICK AQUÍ.

❤ ¡¡NO OLVIDES DEJAR TUS COMENTARIOS Y APORTACIONES!! ¡¡SON MUY IMPORTANTES PARA MI!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“La educación es un ambiente, una disciplina, una vida."

Charlotte Mason.

¡Gracias por tu visita! vuelve pronto ♡


Nuestras Aventuras en Casa. Todos los derechos reservados.