Gracias Mamá

9829389024y9

Dos años antes de casarme viví en un departamento con dos amigas, y realmente echaba de menos a mi mamá. ¡Cuánto la valoré desde ese momento! No se como le hacía pero siempre tenía dinero suficiente para suplir mis necesidades, si me sentía mal ella me mandaba a la cama y me hacía algo para comer que me hiciera sentir bien. Si en la universidad me dejaban mucha tarea y me desvelaba haciéndola y en la mañana tenía que salir corriendo para entregarla y no tendía mi cama, muchas veces ella la tendía por mí.

Mamá confiaba en mi y sabía que si estaba en la calle nunca estaba perdiendo el tiempo y eso me hacía que jamás hiciera algo que ella no aprobara.

Papá tristemente figuró muy poco en mi vida, él simplemente no estuvo presente los años más importantes.

Mi mamá era una guerrera. Nos defendió a mi hermana y a mí a capa y espada. Se preocupó por nosotras, luchó por nosotras y nos llevó a como diera lugar al camino correcto en nuestras vidas. Se desvelaba mucho trabajando para sustentar nuestras necesidades y si había algo rico o bonito siempre pensaba en llevárnoslo a nosotras aunque a ella no le tocara nada.

Mi mamá como ser humano también cometía errores, pero ahora que lo pienso, esos errores fueron pocos a los grandes aciertos que ella logró al final de crecernos.

El día que dejé de vivir con ella, fue el día que abrí los ojos y dije, ¡como mi mamá no hay nadie! Y comencé a extrañarla. Cada día me daba cuenta de cuanta falta me hacía, ¡hasta sus regaños echaba de menos! Muchas veces me preguntaba, ¿como pude ser tan malagradecida con ella? ¿cómo no me di cuenta de todo lo que ella se esmeraba para suplir mis necesidades?

He convivido con muchas personas lindas, que realmente me aprecian, pero cuando nació mi hijo solo estaba mi madre en la casa para cocinar, limpiar, atenderme y dejarme el legado de sus conocimientos para saber como atender a mi bebé. Solamente ella estaba dispuesta a barrer mi casa, a lavar los trastes, a hacer las compras y a consentirme ¡hasta me compró alguna ropa que sabía que me estaba haciendo falta!, ella sabía lo que yo estaba sintiendo porque ella ya lo había vivido y porque solamente una madre nunca pierde ni una sola pizca de ese amor puro y genuino que surge en su corazón al momento de vernos por primera vez.

Mami gracias por cada una de las cosas que hiciste por mi hermana y por mí. Gracias por tu cariño, gracias por las lindas faldas que me hacías, gracias por encaminarme en el camino de la Verdad, Gracias por luchar y luchar de día o muy entrada la noche, gracias por ser mi mamá.

Con amor: tu hija la que más lata te dió. =)

¡Deja un comentario! ♥

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: