Consejos prácticos para estar Organizada

Por: Deborah Whueller

img046 (1024x893)

Una persona me preguntó en el parque esta mañana cómo le hacía para alcanzar a hacer todo y terminó concluyendo que yo seguramente era una persona muy organizada. Siempre me río cuando la gente dice eso porque 1) Pienso en el estado en que están mis asuntos y se que no hago todo lo que necesita hacerse, y 2) Va más allá de mi comprensión el cómo voy a hacerlo todo para que siquiera pueda comenzar a pensar en cómo organizarme.

Siempre he pensado que si tan solo pudiera tener todo organizado, la vida sería más fácil. El problema es que la vida no siempre coopera. Nos enfermamos, ayudamos a otras personas, los niños hacen sus revoltijos, perdemos las llaves o nuestros teléfonos celulares, los niños traen a casa a sus amigos, se nos sale el perro, nos tenemos que mudar de casa, nuestro esposo pierde su trabajo… estas son cosas que no podemos organizar, y cuando están sucediendo, todo lo demás no se pude hacer. La vida puede llegar a ser una secuencia de eventos aparentemente desorganizados. ¿Por tanto, qué hemos de hacer? Esto es lo que aconsejo:

  • Establece una estructura de orden pero al mismo tiempo, ¡mantén un espíritu de flexibilidad! Simplemente continúa haciendo esas rutinas diarias tanto como te sea posible, pero cuando te tengas que desviar del plan, hazlo con un espíritu de gracia y expectación ante esos eventos agregados a tu horario por el Señor.
  • Trata de seguir el consejo que siguió Elisabeth Elliot, cuando se sentía abrumada tras la muerte de su esposo y al haberse quedado sola con su bebé en medio de la selva ecuatoriana. Un viejo poema le ayudó tremendamente, y su simple sugerencia fue: «Haz la siguiente cosa por hacer».
  • Educar en el hogar y estar organizada son ambas necesarias y ambas toman tiempo. A veces tenemos que hacer a un lado una de ellas para hacer la otra, y a cada una de ellas se les deben dar el tiempo que se merecen.
  • No enfatices los días malos o enredados. Hay temporadas en la vida en donde la desorganización predominará. Pero no te preocupes, puedes tomarte un día libre aquí y otro allá cuando sea necesario para poner las cosas otra vez en orden. Esta es la hermosura y flexibilidad de educar en el hogar.
  • No pierdas el tiempo ni te hagas floja y ociosa. Ponte de pie y haz la siguiente cosa por hacer.
  • Confía en el Señor y practica la fidelidad ahí en donde estás.
  • Pide ayuda a la familia y a tus amigas en esas áreas que realmente te fastidian y molestan.

El ser organizada es una habilidad que se puede aprender, y uno de estos días, yo misma aprenderé este arte. Creo que conforme vaya conociendo mejor a mi Padre Celestial, aprenderé más acerca de sus maneras de ser altamente organizado. Realmente espero ser más como Él en todo lo que hago, y pido en oración lo mismo para mis hijos.

«En cuanto a Dios, perfecto es su camino, y acrisolada la palabra de Jehová; escudo es a todos los que en Él esperan.» Salmo 18:30

«Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde. Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba: Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú sobrepasas a todas. Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada. Dadle del fruto de sus manos, Y alábenla en las puertas sus hechos.» Proverbios 31:27-31

 

Deborah educa en el hogar a sus ocho hijos y es una de las editoras de la revista The Old School House. Artículo tomado de la revista del Hogar Educador, Primavera de 2013/Vol.20/No.1

 

¡Deja un comentario! ♥