Aquí reportándome…

“Esforzaos todos vosotros lo que esperáis en Jehová,
y tome aliento vuestro corazón.”

— Salmos 31:24

Algunas personas que siguen este blog me han escrito preguntándome cómo estamos después de los dos terremotos que hemos vivido en este mes de Septiembre, y les agradezco la preocupación. Por la misericordia de Dios y porque así le ha placido, en casa todos estamos bien, aunque muy tristes y con el corazón de luto.

Desde agosto  había estado bastante ocupada organizando y preparado las actividades que estaríamos haciendo durante este año, también había estado dedicando tiempo a organizar diferentes aspectos del hogar, y por lo mismo no había podido escribir nada por aquí,  pero luego,  con los últimos dos terremotos que hemos vivido, la verdad es que perdí la noción del tiempo y apenas voy asimilando lo que nos ha sucedido.

A mi hijo y a mí nos tocó vivir esté último terremoto solos y en la calle, estábamos pasando justo debajo de una torre de alta tensión cuando la alerta sísmica comenzó a sonar, y sí, con el simple sonido de la alerta sientes como se dispara la adrenalina en el cuerpo y el corazón comienza a latir a mil por hora.

Corrimos hacia el lugar que vi más seguro en esa misma zona, el sismo cada vez se sentía más intenso y en el momento más fuerte en que pensé que se comenzarían a derrumbar las casas y edificios que nos rodeaban clamé a Jesús. En ese mismo momento, no sé de dónde, llegó una mujer con un mandil de cocina y nos abrazó a mi hijo y a mí. Nos trataba de tranquilizar, y sinceramente les puedo decir que  su simple compañía me hacía sentir un poco de seguridad, en cuanto el terremoto se sintió menos fuerte pero aun no había acabado, es más, un poste de concreto que tenía enfrente aun se movía, esta mujer me dijo: Me tengo que ir, y se fue corriendo.  Para mí está mujer me recordó lo que dice Salmo 34: 6-7 “Este pobre clamó y le oyó Jehová, y lo libró de todas sus angustias, el ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen.” yo no se si haya sido o no un ángel que Dios me envió para fortalecernos, pero su acción y lo que me hizo sentir en ese momento me recordó este versículo y solo deseaba dar gracias a Dios.

Terminó el terremoto y mi hijo y yo nos dirigimos con premura a casa para ver si todo estaba bien y  cómo estaba mi suegro. Gracias a Dios mi suegro y mi cuñada, aunque ya no les dio tiempo de evacuar, estaban muy asustados pero bien, la casa igual estaba sin daños. Nos juntamos todos en el jardín a organizar nuestras cabezas, a salir del shock, a tratar de comunicarnos  y a escuchar las noticias en una radio que casi no tenía batería.

Como casi todos en la ciudad, nosotros tampoco teníamos luz, y los celulares estaban sin señal, así que estábamos totalmente incomunicados.  Pusimos la radio y comenzamos a enterarnos de la terrible realidad que se estaba viviendo, mi angustia comenzó de nuevo cuando supe que un colegio ubicado en Coapa se había derrumbado, pues ese colegio esta muy cerca de dónde mi esposo trabaja. Las horas se hacían eternas pero finalmente mi esposo llegó 3 horas después de la hora que acostumbra y agradecimos a Dios por poder estar juntos de nuevo.

Este terrible desastre me ha llevado a pensar en lo frágiles que somos. El ser humano cree tener todo bajo control, fácilmente llena de altivez sus ojos y cree no necesitar a Dios, dice la Biblia en Salmos 14:1

“Dice el necio en su corazón:

No hay Dios.

Se han corrompido, hacen obras abominables;

No hay quien haga el bien.”

Y muchas veces aun las personas que decimos seguirlo nos encontramos ensimismadas, distraídas con los afanes de la vida, y nos olvidamos de lo más importante de nuestras vidas que es buscar el rostro de Dios cada día y darle gloria solo a él.

Dice la Biblia en Salmos 18:7 que Dios se indigna, y cuando esto sucede la tierra es conmovida, yo se que no todos reconocen que sea Dios el que envía estas cosas, muchas personas se escudan en que sólo son fenómenos naturales. ¿Realmente no alcanzan a ver a Dios en todo esto?

“Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder” Salmo 110:3 y se ofrecerá, se humillará y se arrepentirá por cuenta propia porque su pueblo lo va reconocer en medio de todo lo que suceda, sabremos que es Él, como dice  Salmos 46:8 -10 y 11

8 “Venid, ved las obras de Jehová, Que ha puesto asolamientos en la tierra.

10 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.

11 Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob”. Selah

Los asolamientos no solo son en México, las islas del Caribe han pasado por unas severas catástrofes, EU ha sufrido también de huracanes, la tensión política mundial es cada vez más seria y creo que es tiempo de que su iglesia, su pueblo, se fortalezca, se humille y se arrepienta.

Y sí, aun en medio de todo podemos ver al precioso Dios de amor,  porque Dios nos está avisando que estemos listos, ya sea que pronto o aún falte para su segunda venida Él nos quiere siempre listos y nos lo recuerda, y nos lleva a humillarnos porque el detesta los ojos altivos, el no quiere que seamos como las vírgenes insensatas de Mateo 25.

Temamos en Dios, esto es el principio de la sabiduría (Proverbios 1:7), busquémoslo ahora que hay tiempo y humillémonos delante de él. Confiemos que Él tiene todo bajo su control.

Yo se que este es un blog de homeschooling pero en mi corazón estaba escribirles esto y quiero dejarles por aquí un vídeo que a mí en lo personal me hizo comprender mucho y me ayudó en el momento que me sentía más abatida y con temor, espero puedan verlo.

Les mando un abrazo =)

Con cariño: Jazmín.

¡Deja un comentario! ♥ son muy importantes para mi

A %d blogueros les gusta esto: