Hablemos de los juguetes

Dicen que los niños son esponjitas que todo absorben, y es muy cierto, la etapa infantil es una etapa donde se aprende observando y después  todo eso que han visto lo imitan en el juego. Por eso es que es muy importante que los niños jueguen, pues ellos no están simplemente pasando el rato, con todas las actividades lúdicas ellos están aprendiendo.  Así que nosotros como padres debemos buscar y proporcionarles juguetes que les permitan desarrollar sus habilidades e intereses, aprender roles e imitar. Después que nació mi hijo, me he paseado más seguido por el área de juguetes, y me he encontrado con juguetes muy bonitos y educativos, y también me he encontrado con unos juguetes que yo llamaría monstruos, monstruos que no deseo por nada del mundo que mi hijo tenga entre sus juguetes, y me pregunto ¿a qué puede jugar un niño con ese tipo de juguetes? ¿guerras del bonito contra el feo, del bueno contra el malo? ¿enemistades y violencia? ¿puede imitar algo real y bueno que no haya visto únicamente en una película? Pienso que muchas de las actitudes que vemos en los niños actuales tienen que ver en el tipo de juguetes que se les están proporcionando (claro, también del ambiente y de lo que aprenden de sus papás, escuela y amiguitos) los niños ya no juegan juegos y juguetes que los lleven a pensar, a imitar a sus papás, ya no usan su creatividad para fabricar sus propios juguetes, hoy es todo lo contrario, los niños quieren juguetes que estén de moda, ya no imitan a papá porque uff! que aburrido! es mejor imitar al superhéroe de moda que sabe volar y que puede hacer un montón de cosas totalmente irreales. Ya no quieren usar la imaginación y creatividad, quieren los juguetes listos. Recuerdo que de pequeña soñaba con tener una computadora y ser secretaria, cuando acompañaba a mi mamá al banco, observaba bien todo lo que hacían las mujeres que trabajaban ahí frente a una computadora, un día me fabriqué mi propia computadora, tomé una tablita de madera que mis papás tenían arrumbada por ahí y le hice muchos cuadros (teclas) así tuve mi teclado, y la TV de mi papá, me servía de monitor, no necesitaba tener la computadora íntegra de juguete para sentirme a gusto y poder divertirme, yo la pasaba muy bien con mi imaginación. El día que quise una casita de muñecas mi mamá me hizo una bellísima con papel cascarón (un cartón suficientemente duro), cuando quise tocar la batería =) mi tío me ayudó a fabricar y montar una sobre un arbolito que tenía muchas ramas como para colgar varias latas de diferentes tamaños, cuando quise un coche lo hice con cajas y maderas y cuando quise jugar a algo diferente mi abuelita me enseñó a hacer perfumitos con flores. Y hoy me siento lista y con muchas ganas de comenzar a crear juguetes que le interesen a mi niño, más aun teniendo ideas como las que Inma comparte en su blog, que maravilla. Imitar a mamá, imitar a papá Estoy convencida de que es bueno que las niñas realicen juegos donde su naturaleza femenina pueda desarrollarse y que los niños jueguen juegos imitando trabajos y acciones de hombres, con esto no me refiero a que las niñas no deban correr tras un balón o jugar con los coches de su hermano si es que ella desea hacerlo, o que los niños no deban jugar a que barren o que son chefs en la nueva cocinita de su hermana, ¡al contrario! también es bueno que experimenten otros roles, aprendan a ser útiles y serviciales (con la escobita)  o que simplemente se diviertan un rato. Mas bien me refiero a que cuando una niña juega a ser mamá, está desarrollando algo que es natural en ella, o si juega a que es la mejor cocinera del mundo, de esta manera le estará tomando gusto a papeles que seguro un día ejercerá. Lo mismo para un niño que juega a que repara una tubería, que es un gran carpintero o juegos donde su fuerza y capacidad son probadas. Hace dos meses a mi hijo le pudimos comprar, a un buen precio, un equipo de herramientas que nos pareció fabuloso, así él podrá ir aprendiendo como se llama cada herramienta, para qué sirve y como se usa, seguro más adelante, cuando esté un poco más grandecito y vea a su papá usando el martillo, esa misma tarde juegue a lo que hacía su papá en la mañana. Papás y mamás inviertan parte de su tiempo enseñando a sus hijos e hijas de manera interesante y divertida  las actividades que ustedes realizan. Seguro en un futuro se ganarán un compañero listo para poner las manos a la obra.

Creo que es importante que cuando vayamos a comprar un juguete a nuestros hijos mentalmente nos preguntemos ¿aprenderá algo bueno mi hijo? ¿podrá imitar con esto algo útil y bueno de la vida cotidiana? ¿le estoy proporcionando un personaje que representa valores que queremos en casa? No les demos los juguetes sin pensar en todo esto, porque aunque podría parecer inofensivo, recordemos que los peques al jugar están aprendiendo, y gran parte de lo que aprenden los primeros años de su vida les acompañará por el resto de ella. ¿Quieres que tu hijo, sea una persona inteligente, creativa, útil, con valores y con ganas de enfrentar la vida real? Comienza hoy dándole todas las herramientas que le desarrollen esas capacidades y virtudes.

3 thoughts on “Hablemos de los juguetes

  • 7 mayo, 2014 at 9:31 pm
    Permalink

    Considero que este párrafo es sexista, entre parentesis puede leer porque. Gracias.
    «Estoy convencida de que es bueno que las niñas realicen juegos donde su naturaleza femenina (¿Cuál es esa naturaleza, ser ama de casa?)pueda desarrollarse y que los niños jueguen juegos imitando trabajos y acciones de hombres (que son trabajos de hombres?), con esto no me refiero a que las niñas no deban correr tras un balón o jugar con los coches de su hermano (¿porqué tienen que ser de su hermano? pueden ser suyos) si es que ella desea hacerlo, o que los niños no deban jugar a que barren o que son chefs (¿porque un niño es chef y más adelante la niña cocinera?) en la nueva cocinita de su hermana ¿porqué tienen que ser de su hermana? pueden ser suyos), ¡al contrario! también es bueno que experimenten otros roles (Creo que se refiere a otros estereotipos), aprendan a ser útiles y serviciales (con la escobita) o que simplemente se diviertan un rato. Mas bien me refiero a que cuando una niña juega a ser mamá, está desarrollando algo que es natural en ella, o si juega a que es la mejor cocinera del mundo, de esta manera le estará tomando gusto a papeles que seguro un día ejercerá (seguro?, no todas las niñas están predestinadas a ser amas de casa o saber cocinar, a lo mejor gana el suficiente dinero como para pagar a alguien que se lo cocine). Lo mismo para un niño que juega a que repara una tubería, que es un gran carpintero o juegos donde su fuerza y capacidad (quiere esto decir que las niñas no tienen fuerza o capacidad para ser carpinteras) son probadas

    Reply
    • 22 mayo, 2014 at 2:04 pm
      Permalink

      Gracias por tu comentario Tributoplayers, estoy de acuerdo que para muchas personas ese parrafo resultara sexista, sin embargo es mi opinion sobre el tema, si lees mi blog sabras que soy Cristiana y en mi familia regimos nuestras vidas en base a los principios biblicos, ahi claramente Dios ha establecido los roles para los que fuimos creados y es mi deseo que mis hijos se diviertan, crezcan felices y desarrollen desde edades tempranas el gusto por esos «roles» naturales que Dios nos dio. Te agradezco el tiempo que te tomaste en escribir 🙂 saludos!

      Reply

¡Deja un comentario! ♥

A %d blogueros les gusta esto: