Lecturas significativas personalizadas

Un niño que apenas ha aprendido a leer puede tener en sus manitas un bello y colorido libro, con información entretenida y tal vez hasta cultural, pero si muchas de las palabras que éste contiene carecen de un significado que el niño pueda visualizar claramente en su mente, aunque todo lo lea muy bien  carecerá de comprensión y sin comprensión la lectura no sirve de nada.

Por lo tanto es una buena idea que, además de todos esos bellos libros que desees comprar a tu hijo y que también son buenos porque hace que esas palabras que no conoce o que no significan nada para él, con la ayuda y explicación de los papás, sirvan para ampliar su conocimiento, también hagamos un tipo de libro con lecturas significativas para cada niño.

¿Cómo hacemos esto?

Lo único que vas a necesitar es una carpeta de aros, micas plásticas, hojas blancas y prestar mucha atención a los intereses de los hijos y cosas, personas, lugares y juguetes que forman parte del día a día de tu hijo.

image

La carpeta con lecturas significativas personalizadas para cada niño son maravillosas porque al leerlo, el niño relaciona al 100% todo y si le haces preguntas de comprensión al finalizar te responderá muy bien porque todo lo comprendió y lo ha vivido. Es lindo ver que muchas veces sonríen mientras leen porque van captando o recordando todo.

Puedes ir fabricando las lecturas conforme tu hijo va avanzando en su aprendizaje. Si apenas comienza a leer unas cuantas letras, por ejemplo con el método de AMÓS, entonces puedes hacer hojas con frases pequeñas pero qué el relacione muy bien.

«abuelito es mi amigo»

Y así conforme el niño va agregando letras a su conocimiento y las comienza a aplicar, tú puedes ir haciendo frases cada vez más complejas, con sílabas o letras más complicadas como con «z, ñ, ll, g, ch, q, pl, pr, tr» etc.

«Mi papá trabaja en la oficina»
«El pastel de chocolate me gusta mucho»
«Papá me llevó a pescar truchas al lago»

Con este tipo de frases cortas y muy relacionadas a la vida del niño pueden quedarse durante un tiempo practicando obviamente con frases diferentes, sobre todo cuando el niño es pequeño, no hay ninguna prisa, así que pueden ir practicando lectura de comprensión con este tipo de lecturas. Por ejemplo el niño lee «Papá me llevó a pescar truchas al lago» entonces seguramente el sonreirá porque recordó ese día y tú le preguntas ¿qué pescaron? el enseguida te responderá «¡TRUCHAS!»

Cuando el tamaño de la frase sea pan comido para él entonces puedes añadir una mayor extensión hasta que lleguen a ser párrafos pequeños.

«En mi cumpleaños mi abuelita me regaló un
coche muy grande. Mi papá compró un pastel de
chocolate y mamá hizo pizza, ¡mi comida favorita!.
Yo disfruté mucho ese día y fui muy feliz.

Las preguntas de comprensión serán: ¿Qué te regaló abuelita? ¿Quién compró el pastel? ¿dé qué sabor era el pastel? ¿ que hizo mamá?

En lo personal esta idea está funcionando muy bien en casa, ya que no es lo mismo que el niño lea algo que nunca ha vivido a que vaya leyendo sobre cosas que él ha hecho y que regresan a su memoria o cosas relacionadas con personas u objetos muy relacionados con él. Y repito, que tenga otras lecturas también es perfecto porque de esa manera ampliará vocabulario y aprenderá más con la dirección de los papás, pero para principiantes y como ejercicio de comprensión creo que las lecturas significativas personalizadas son lo mejor.

Espero igual les sirva.

¡¡Saludos!!

Atte: Jazmín

¡Deja un comentario! ♥

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: