¿Qué perfil deben tener los padres que educan en casa a sus hijos?

¿Qué perfil deben tener los padres que educan en casa a sus hijos?
¡Hola!, hoy quiero tocar un tema que es de suma importancia y centrarme en los padres que estamos educando en casa o deseamos hacerlo,  y para enriquecer un poco más este artículo he pedido la opinión de varias amigas y madres que educan en el hogar, ya que creo que hay sabiduría en la multitud de consejos.
Read more

Ser un padre

Ser un padre a veces suele ser un trabajo pesado y de muchos sacrificios, si el peque tiene algo y pasa mala noche los papás también pasamos esa mala noche añadiendo más cansancio al que ya traíamos del día, los gastos que surgen si se llegan a enfermar nos hacen olvidarnos de aquel gustito que queríamos darnos,  podremos usar la misma ropa de hace 5 años siempre y cuando a nuestros peques no les haga falta la suya y podremos dar todo lo que esté a nuestro alcance por el bienestar de nuestros hijos, pero a veces hasta a los papás más sacrificados y amorosos nos falta algo muy importante : volver nuestro corazón a nuestros hijos…  ¿¿qué quiero decir con esto?? ¿¿si todo lo damos por nuestros peques?? Es algo normal el amor que le tenemos a nuestros hijos, aunque tristemente en la actualidad se está perdiendo ese afecto natural y cada vez nos enteramos de más casos increíbles de padres haciéndoles maldades a sus hijos, dejando fuera esos casos, podemos decir que es algo totalmente natural que un padre ame y supla las necesidades de sus hijos, pero algo que en muchas veces nos falta es profundizar más en el amor que tenemos por nuestros hijos ¿cómo? Si un hijo se nos llegara a enfermar de una enfermedad grave nos preocuparíamos muchísimo y recurriríamos hasta lo imposible con tal de que se curen, seguro volveríamos nuestros ojos a Dios y le rogaríamos un milagro y haríamos todo eso porque amamos a nuestro pequeño, pero cuando nuestros hijos están sanos, se desarrollan bien, tienen cariñito y no les hace falta nada material nos sentimos satisfechos de nosotros mismos porque estamos haciendo bien el trabajo, y es así, en parte estamos haciendo las cosas bien pero creo que nos falta algo más, aquí les quiero poner algunos puntos que creo que es bueno tomar en cuenta también: 1) Orar por el alma de nuestros hijos con el mismo fervor que lo haríamos si supiéramos que tienen una enfermedad terminal. El alma es eterna y aunque el reino de los cielos es de los niños, nuestros hijos un día van a crecer y si no están siendo bien dirigidos espiritualmente, su alma se puede perder eternamente. Pienso que no es algo que se debe dejar para después sino que día a día hay que luchar e interceder por ellos. 2) Orar para que Dios nos muestre cual es el plan de Él para cada uno de nuestros hijos y nos dirija para que sabiamente nosotros les ayudemos y aun les facilitemos el camino. Aun hay algo más, si el plan de Dios para tu hijo fuera que se case y forme una familia ¿oras por su futura familia? ¿por su esposa o esposo? esto puede sonar hasta gracioso si aun es un bebé, pero hay algo importante en esta oración, si tu hijo es un bebé o un niño lo más probable es que su futura esposa sea una bebé o una niña con familia ¿no crees que es el mejor momento para pedirle a Dios que también la guarde, la guie, la cuide y ayude a sus padres a formar en ella una mujer de valor, con carácter y que ame a Dios como tu quieres que tu hijo sea? Imagina la preciosa familia que podría tener tu hijo con un conyugue con los mismos valores que tú has inculcado en él. 3) Involucrarse al 100% en todos los ámbitos de su formación, muchas veces los papás que llevan a sus hijos a la escuela, dejan gran parte de la educación a las maestras, pero a final de cuentas las maestras nunca serán las responsables de la educación de nuestros hijos. Yo pienso que siempre deberíamos llevarle la delantera a nuestros hijos, sobre todo si están  pequeños, esto no significa que si mi hijo esta estudiando medicina yo ya deba tener una especialidad, más bien en lo básico informarnos e investigar. ¡¡¡Cuantos papás actualmente le compran a hijos aparatos cuya tecnología es impresionante y que los mismos papás no saben usar!!! ¡No puedes dejar que eso te pase, pues entonces llegarías a desconocer gran parte de la vida y de lo que tu hijo está haciendo! Existen muchos papás que no saben usar el celular de sus hijos y desconocen todo lo que sus hijos pueden tener ahí, padres que no saben que es el facebook y no saben cuantas intimidades y fotos de la familia están navegando por la red y aun más ¡en cuantos problemas se podría meter tu hijo por dar mucha información personal! 4) Platicar con ellos, compartir intereses, ser las primeras personas a quienes recurran nuestros hijos para externar sus inquietudes, ganarnos el ser sus mejores amigos, yo creo que la famosa barrera generacional no debe existir, si los padres ponemos de nuestra parte y nos ganamos a nuestros hijos podríamos llegar a vencer esa barrera, y superar juntos cambios y actitudes de nuestros jóvenes sin que con ello perdamos nuestra autoridad y respeto, más bien generando una hermosa conexión con ellos a base del respeto y la confianza mutua. Yo tengo un hijo pequeño y aun no he tenido esa experiencia pero conozco y se de personas que lo han logrado de una hermosa manera y si ellos han podido ¿por qué nosotros no? Estos son algunos puntos que quería compartirles, espero que los tomen en cuenta y aun lo compartan con otras personas que no tienen acceso al internet. Les dejo una fotito de los varones de mi hogar sentados frente a un lago, es para mi una bendición enorme poder verlos disfrutar de estar juntos. Les mando un gran abrazo =)

Hablemos de los juguetes

Dicen que los niños son esponjitas que todo absorben, y es muy cierto, la etapa infantil es una etapa donde se aprende observando y después  todo eso que han visto lo imitan en el juego. Por eso es que es muy importante que los niños jueguen, pues ellos no están simplemente pasando el rato, con todas las actividades lúdicas ellos están aprendiendo.  Así que nosotros como padres debemos buscar y proporcionarles juguetes que les permitan desarrollar sus habilidades e intereses, aprender roles e imitar. Después que nació mi hijo, me he paseado más seguido por el área de juguetes, y me he encontrado con juguetes muy bonitos y educativos, y también me he encontrado con unos juguetes que yo llamaría monstruos, monstruos que no deseo por nada del mundo que mi hijo tenga entre sus juguetes, y me pregunto ¿a qué puede jugar un niño con ese tipo de juguetes? ¿guerras del bonito contra el feo, del bueno contra el malo? ¿enemistades y violencia? ¿puede imitar algo real y bueno que no haya visto únicamente en una película? Pienso que muchas de las actitudes que vemos en los niños actuales tienen que ver en el tipo de juguetes que se les están proporcionando (claro, también del ambiente y de lo que aprenden de sus papás, escuela y amiguitos) los niños ya no juegan juegos y juguetes que los lleven a pensar, a imitar a sus papás, ya no usan su creatividad para fabricar sus propios juguetes, hoy es todo lo contrario, los niños quieren juguetes que estén de moda, ya no imitan a papá porque uff! que aburrido! es mejor imitar al superhéroe de moda que sabe volar y que puede hacer un montón de cosas totalmente irreales. Ya no quieren usar la imaginación y creatividad, quieren los juguetes listos. Recuerdo que de pequeña soñaba con tener una computadora y ser secretaria, cuando acompañaba a mi mamá al banco, observaba bien todo lo que hacían las mujeres que trabajaban ahí frente a una computadora, un día me fabriqué mi propia computadora, tomé una tablita de madera que mis papás tenían arrumbada por ahí y le hice muchos cuadros (teclas) así tuve mi teclado, y la TV de mi papá, me servía de monitor, no necesitaba tener la computadora íntegra de juguete para sentirme a gusto y poder divertirme, yo la pasaba muy bien con mi imaginación. El día que quise una casita de muñecas mi mamá me hizo una bellísima con papel cascarón (un cartón suficientemente duro), cuando quise tocar la batería =) mi tío me ayudó a fabricar y montar una sobre un arbolito que tenía muchas ramas como para colgar varias latas de diferentes tamaños, cuando quise un coche lo hice con cajas y maderas y cuando quise jugar a algo diferente mi abuelita me enseñó a hacer perfumitos con flores. Y hoy me siento lista y con muchas ganas de comenzar a crear juguetes que le interesen a mi niño, más aun teniendo ideas como las que Inma comparte en su blog, que maravilla. Imitar a mamá, imitar a papá Estoy convencida de que es bueno que las niñas realicen juegos donde su naturaleza femenina pueda desarrollarse y que los niños jueguen juegos imitando trabajos y acciones de hombres, con esto no me refiero a que las niñas no deban correr tras un balón o jugar con los coches de su hermano si es que ella desea hacerlo, o que los niños no deban jugar a que barren o que son chefs en la nueva cocinita de su hermana, ¡al contrario! también es bueno que experimenten otros roles, aprendan a ser útiles y serviciales (con la escobita)  o que simplemente se diviertan un rato. Mas bien me refiero a que cuando una niña juega a ser mamá, está desarrollando algo que es natural en ella, o si juega a que es la mejor cocinera del mundo, de esta manera le estará tomando gusto a papeles que seguro un día ejercerá. Lo mismo para un niño que juega a que repara una tubería, que es un gran carpintero o juegos donde su fuerza y capacidad son probadas. Hace dos meses a mi hijo le pudimos comprar, a un buen precio, un equipo de herramientas que nos pareció fabuloso, así él podrá ir aprendiendo como se llama cada herramienta, para qué sirve y como se usa, seguro más adelante, cuando esté un poco más grandecito y vea a su papá usando el martillo, esa misma tarde juegue a lo que hacía su papá en la mañana. Papás y mamás inviertan parte de su tiempo enseñando a sus hijos e hijas de manera interesante y divertida  las actividades que ustedes realizan. Seguro en un futuro se ganarán un compañero listo para poner las manos a la obra.

Creo que es importante que cuando vayamos a comprar un juguete a nuestros hijos mentalmente nos preguntemos ¿aprenderá algo bueno mi hijo? ¿podrá imitar con esto algo útil y bueno de la vida cotidiana? ¿le estoy proporcionando un personaje que representa valores que queremos en casa? No les demos los juguetes sin pensar en todo esto, porque aunque podría parecer inofensivo, recordemos que los peques al jugar están aprendiendo, y gran parte de lo que aprenden los primeros años de su vida les acompañará por el resto de ella. ¿Quieres que tu hijo, sea una persona inteligente, creativa, útil, con valores y con ganas de enfrentar la vida real? Comienza hoy dándole todas las herramientas que le desarrollen esas capacidades y virtudes.

¡Es tan poquito!

Cuando estas embarazada se te hace eterno el tiempo para conocer a tu bebé y cuando ya lo tienes en los brazos, ¡es tan poquito lo que dura el gusto! Cuando nacen nuestros hijos, y las primeras noches, aun lastimada del parto, luchando por poder amamantarlo, aguantando las buenas desveladas del primer mes y cambiando pañales uno tras otro con nervios de madre primeriza que no está segura si está haciendo bien las cosas, por un momento puede hacerse eterno el tiempo, y seguramente a más de una mamá le ha pasado por la mente “Ohh cuando mi hijo camine y duerma de un tirón toda la noche, todo será tan diferente, ¡ya quiero que pase el tiempo!”… Entonces pasa el tiempo, pero pasa taan rápido que cuando menos nos damos cuenta nuestro bebé ya es un niño que quiere correr tras la pelota y lo quiere hacer solito y no soporta que mamá le esté dando mimitos cada que se le antoja a ella. ¿Qué pasó? ¿Dónde está mi bebé? ¡Estoy exhausta de correr tras el y de levantar sus juguetitos por doquier! Así es la ley de la vida, los hijos crecen y cuando son peques queremos que sean mayores y cuando son mayores queremos que sean peques otra vez. Si las cosas son así y estos sentimientos nos pasan a todas las mamás creo que hay algo importante que debemos hacer: DISFRUTAR Disfrutar cada etapa de nuestros hijos, cada ocurrencia, cada travesura, cada reto que juntos tengan que pasar, disfrutar la etapa de los juguetes por doquier, disfrutar que algunas veces te cambien las cosas de lugar, eso quiere decir que en tu casa hay vida y hay una personita especial que deja su huella por donde pasa. Una vez que termine su estancia en casa, tu hijo, que para ese momento será un adulto joven, ya no te dará más “lata” dejando sus cosas en la mesa o algún vaso perdido por donde menos te imagines en la casa y entonces extrañarás mucho cada uno de esos detalles. Aprendamos a disfrutar cada momento de nuestros hijos porque nunca más se van a repetir, el tiempo pasa muy rápido, el tiempo que tenemos a un bebé en casa dura cuando mucho año y medio (claro si tienes muchos hijos tendrás más tiempo bebés en casa) pero el tiempo que cada una de esas personitas tan especiales en nuestras vidas duran de bebés y niños es un tiempo realmente corto. No lo desaprovechemos, disfruta y graba en tu memoria cada puchero, cada palabrita, su aroma, cada ocurrencia y la sensación de tener a ese frágil ser amado en tus brazos. Con Cariño: Jaz

Nuestros hijos y la era digital

Muchas de nosotras hemos tenido una gran cercanía a las nuevas tecnologías a comparación de nuestros padres. Tal vez nunca se nos prohibió tener la compu en nuestras habitaciones y nuestros papás no estaban enterados que teníamos un blog o un e-mail, tal vez ni siquiera sabían lo que era eso. Pero nosotras como mamás ahora sí lo sabemos y podemos comprender de una mejor manera que así como hay muchísimos beneficios en la red, también hay muchos peligros de los que deseamos alejar a nuestros hijos. Sin embargo aun que creamos comprender todo sobre tecnología, cada dia hay nuevas cosas que debemos aprender sobre todo para prevenir a nuestros hijos y estar muy actualizadas para que jamás se nos pueda pasar algo y después lamentemos. Se han escuchado muchos casos de personas que fueron agredidas por una persona que conocieron por internet, de gente que es espiada por su webcam, jóvenes secuestrados gracias a las redes sociales y mil cosas más que nos pueden dejar reflexionando sobre ¿qué hacer para evitar esto? He visto niños con celulares y smartphones de “ultimo modelo” y a sus padres usar modelos de hace 10 años y me pregunto, ¿que hace un niño con un aparato tan sofisticado en sus manos? Sus padres pueden ignorar que el niño tenga al alcance de sus manos pornografía que puede ver estando ya en su cama y con la luz apagada. Creo que todo padre responsable debe mantenerse informado y estudiar para estar a la par en cuanto a tecnología, saber como funcionan las redes sociales, etcpara saber que sí y que no permitirles a nuestros hijos y en el caso de ser una prohibición tener los fundamentos convincentes para que nuestros hijos comprendan el por qué de ese NO. Pienso que parte de nuestra responsabilidad incluye estar al tanto de sus amistades, situar la computadora en lugares donde haya tráfico familiar, evitarles los aparatos muy sofisticados (ya tendrán edad para ello y seguro lo disfrutarán más) y estar al tanto de su vida virtual. Para ello he encontado una página llamada “Hijos Digitales” que nos puede explicar más a fondo los peligros del internet y nos da buenos consejos como los siguentes: 1.- La Comunicación entre padres e hijos es fundamental para crear un adecuado clima de confianza. Lo haremos de forma clara, respetuosa y constante, ayudándoles a conocer tanto las ventajas como las principales amenazas de Internet. Aunque parece obvio, muchas veces no se da el suficiente nivel de libertad para que nos cuenten lo que quizá les está preocupando. 2.- La Ubicación del ordenador. El ordenador mediante el que se conectan los niños a Internet no debe estar en su habitación, fuera del alcance o vigilancia de los padres. Esto ayudará en varios aspectos importantes: podemos guiarles más fácilmente en sus primeras experiencias, controlaremos el tiempo que están conectados y tendremos un conocimiento continuo de sus actividades. Todo ello intentando que no sientan que invadimos su intimidad. 3.- Los Antivirus. Hay que evitar los virus, gusanos y troyanos en el ordenador. No hay que abrir correos de remitentes desconocidos ni fiarnos de todas las páginas Web que encontremos y debemos contar con un antivirus fiable y actualizado. Existen excelentes antivirus gratuitos y páginas sobre el tema disponibles en Internet como Microsoft Security Essentials, Avira AntiVirus, Malwarebytes, Grisoft AVG, o virustotal.com. 4.- Aprender. En muchas ocasiones no ayudamos a los niños porque, sencillamente, desconocemos el modo de hacerlo e incluso ignoramos los riesgos que corren. Debemos mantenernos informados, leyendo noticias, blogs divulgativos como éste y cualquier otra fuente de información al respecto para intentar reducir esa “brecha digital” que existe actualmente entre padres e hijos. Es recomendable asimismo involucrarse en alguna red social, aunque no lleguemos a ser unos usuarios avanzados, pero así conseguiremos aprender el funcionamiento y podremos entenderlos cuando nos hablen con un lenguaje más especializado. 5.- Enseñar privacidad. Dejar claro desde el principio e insistir conforme van creciendo que Internet es “abierto” a todo el mundo, que la información que allí ponemos podría verla todo el mundo y quedará allí para siempre, al menos potencialmente es así. Hay que informarse y ayudarles a configurar las opciones de privacidad de las redes sociales. Deben comprender la importancia de resguardar sus datos e imágenes personales. Si se niegan a recibir ayuda o a realizar la configuración, una buena forma de incentivarles a hacerlo es abrir nuestra propia cuenta y comunicárselo. Así se verán obligados a hacerlo para evitar que tengamos acceso a toda su información. 6.- Limitar sus posibilidades en Internet o al menos intentarlo. No es sencillo ni 100 % fiable. Pero hay cosas que debemos probar. Es muy recomendable que utilicen el ordenador bajo un usuario sin privilegios de administrador. De esta forma estaremos limitando la posibilidad de que instalen algún programa sin autorización. Además, si instalamos aplicaciones de control parental no podrán desactivarlas. Muchos sistemas operativos cuentan con sus propias herramientas que actúan como filtro ante contenidos inadecuados. Es recomendable informarnos y estudiar qué producto se adecúa más a nuestros valores. Protegits es un programa que no limita el uso de Internet pero informa al niño y a los padres de posibles situaciones de riesgo durante la navegación. 7.- Enseñar respeto. Los menores pueden ser víctimas en la Web pero también pueden cometer delitos como interceptar comunicaciones de terceros o calumniar a otros usuarios. Es muy importante aclarar a los niños que Internet no es un medio anónimo y que si cometen una acción ilegal, una sanción recaerá sobre el titular de la línea. 8.- Webcam. Eliminar o reducir al máximo el uso de la webcam. Nunca deben activarla si no se está seguro de quién puede estar viendo las imágenes, incluso grabándolas. Hay programas maliciosos que son capaces de enviar imágenes desde la webcam sin que nos demos cuenta. Se aconseja tapar físicamente el objetivo de la webcam si no se puede desinstalar, como ocurre en los ordenadores portátiles. 9.- Revisar. La utilización de Internet en un ordenador deja información que podemos revisar de vez en cuando para saber cuáles son las páginas que visitan. Aunque lo más sencillo es ver el historial de navegación en el navegador, también podemos revisar las ‘cookies’ que son pequeños archivos que se guardan en memoria y que identifican a la página que hemos visitado. No obstante, esto deja de ser útil cuando el niño conoce las opciones que existen de borrar historial y cookies, o la navegación privada que no deja ningún rastro (ya está disponible en todos los navegadores habituales.) 10.- Ayuda. Si sospechamos o sabemos que nuestro hijo tiene algún problema en Internet y no podemos solucionarlo, lo mejor que podemos hacer es buscar ayuda de las personas especializadas. Para cualquier consulta relacionada con la seguridad en Internet y el acoso a menores podemos dirigirnos al servicio de ayuda de Protegits. Garantizan una rápida respuesta y la mayor discreción con respecto a la información que se envíe.
NO NOS HACE PAPÁS “MALA ONDA” CUIDAR EL BIENESTAR DE NUESTROS HIJOS

11 Razones que afirman las virtudes del Homeschool

Cada familia tiene sus razones personales por las que han decidido dar homeschool. Esta tarde quisiera platicarles un poco el porqué nosotros hemos decidido que nuestro hijo lleve esta forma de estudios.

No se si en otros países sea diferente, pero tristemente en México decir que nuestros hijos estudian en casa, es visto como algo extraño y hasta malo. Se tienen muchas ideas erróneas de lo que es la educación en casa, se cree que los niños no socializan, no aprenden y no estarán preparados para enfrentar al mundo cuando llegue el momento. Pero lo que yo he visto de otras familias que llevaron homeschool, y cuyos hijos ya son adultos en la actualidad, es que la realidad puede ser muy diferente cuando se decide tener un gran interés y responsabilidad en el aprendizaje de los hijos. Los muchachos se convierten en adultos sociables y bien preparados (a veces superan a los jóvenes que estudiaron en las escuelas seculares).

Aun con todos los inconvenientes que en la sociedad pueda haber, mi esposo y yo también hemos decidido comenzar este arduo camino con nuestro hijo, si bien aun es pequeño, desde este momento ya hemos comenzado el homeschool. ¿Por qué queremos hacer esto? ¿No es más fácil para la mamá tener la mañana sin hijos para poder hacer sus quehaceres? Tal vez sí sea más fácil para mí como mamá llevar toda la mañana a mi hijo para que “conviva con otros niños” y aprenda de una “maestra preparada”, pero para mí importa mucho más el alma de mi hijo que cualquier otra cosa en el mundo.

¿El alma? ¿Qué tiene que ver el alma? El va a ir a aprender cosas escolares, pintar, leer, escribir, jugar! Ok, hemos dicho que cada familia tiene sus razones personales y las nuestras son estas:

1.- Cuidar el alma de nuestros hijos: Esta es nuestro principal motivo. Una noche antes de que me embarazara, hablando con Dios, le decía que nos mandara un bebé el día que él supiera que estábamos lo suficientemente preparados para guardar su alma y para enseñarle el camino que lo llevara de vuelta hacia El. Un mes más tarde me embaracé del tesoro más grande que tengo en esta tierra. Entiendo la gran responsabilidad que se nos ha encomendado y no quisiera que nada estorbara para llevarla a cabo.

No hace muchos meses supe de un caso, de aquí de la Ciudad de México, de un kinder en donde el conserje abusó de poco más de 30 niños. Yo se que esto no pasa en todas las escuelas, pero creo que es mejor prevenir, la maldad cada día esta peor.

2.- Conservar sus corazones: Queremos ser los principales mejores amigos de nuestros hijos, no creemos en la crisis de la adolescencia ni en la brecha generacional. Como cualquier relación hay que aprender a cultivar la confianza, la amistad, el cariño, etc. Y que mejor manera de lograrlo que conviviendo en todo momento con ellos.

3.- Que pueda relacionar toda ciencia con la mano poderosa de nuestro Creador. La mentalidad de las escuelas es evolucionista, no hay lugar para Dios. Nosotros somos cristianos y queremos que nuestro hijo conozca lo maravilloso y poderoso que es nuestro Creador.

4.- Fomentar el sentido de responsabilidad en cada actividad: Así sea hacer la tarea o acomodar sus juguetes, todas las actividades son importantes y cada una que se le asigne es una responsabilidad.

5.- Descubrir a tiempo sus talentos y ayudarlo a desarrollarlos al máximo: Es más fácil descubrir los talentos y aptitudes de un niño cuando lo vemos trabajando y cuando lo vemos jugando con otros niños. Una maestra puede identificar los talentos de sus alumnos, pero para que ella los note pasará algo de tiempo pues ella tiene que dividir su atención en, a veces, más de 20 niños. Una mamá que está en cada momento con su niño puede descubrir muchas cosas más en él.

6.- Apoyarlo en las actividades que le resulten más complicadas: Así como hay que fomentar sus virtudes, hay que apoyarlo mucho más en sus dificultades, un niño que es apoyado por sus padres en lo que le parece más difícil, es un niño que puede llegar a superar la dificultad más fácilmente.

7.- Permitir que su aprendizaje sea de acuerdo a su capacidad y ritmo: Cada niño tiene su propio ritmo de desarrollo y aprendizaje. Creo que hay que respetar el tiempo de cada niño, unos maduran antes que otros y es importante dejarlos crecer y aprender conforme es su capacidad y ritmo.

8.- Enseñarle tanto en cuestiones académicas como en cosas de la vida diaria: Estar con ellos todo el día permite que durante actividades cotidianas se puedan repasar o platicar cuestiones académicas, le podemos enseñar a coger bien el lápiz y hacer una letra i derechita, y le podemos enseñar a barrer y a poner la mesa correctamente.

9.- Reforzar los buenos hábitos: Muchas veces en casa le podemos enseñar ciertos hábitos y cuando van a la escuela se puede llegar a derrumbar todo con lo que ven de sus compañeros.

10.-Identificar sus debilidades en conducta y reforzar lo contrario en él: Mi hijo podría ser enojón y en casa podríamos ponerle límites a su enojo y enseñarle el perdón, la paciencia y el dominio propio llevándolo a vivir situaciones donde tenga que aplicarlos, no evitándole lo malos momentos.

11.-Llevar un horario flexible y a la vez de aprendizaje continuo: ¡Hasta en un viaje de vacaciones hay mucho que aprender!

Estos son nuestras razones de mayor peso, ¿cuáles son las tuyas?

Gracias Mamá

9829389024y9

Dos años antes de casarme viví en un departamento con dos amigas, y realmente echaba de menos a mi mamá. ¡Cuánto la valoré desde ese momento! No se como le hacía pero siempre tenía dinero suficiente para suplir mis necesidades, si me sentía mal ella me mandaba a la cama y me hacía algo para comer que me hiciera sentir bien. Si en la universidad me dejaban mucha tarea y me desvelaba haciéndola y en la mañana tenía que salir corriendo para entregarla y no tendía mi cama, muchas veces ella la tendía por mí.

Mamá confiaba en mi y sabía que si estaba en la calle nunca estaba perdiendo el tiempo y eso me hacía que jamás hiciera algo que ella no aprobara.

Papá tristemente figuró muy poco en mi vida, él simplemente no estuvo presente los años más importantes.

Mi mamá era una guerrera. Nos defendió a mi hermana y a mí a capa y espada. Se preocupó por nosotras, luchó por nosotras y nos llevó a como diera lugar al camino correcto en nuestras vidas. Se desvelaba mucho trabajando para sustentar nuestras necesidades y si había algo rico o bonito siempre pensaba en llevárnoslo a nosotras aunque a ella no le tocara nada.

Mi mamá como ser humano también cometía errores, pero ahora que lo pienso, esos errores fueron pocos a los grandes aciertos que ella logró al final de crecernos.

El día que dejé de vivir con ella, fue el día que abrí los ojos y dije, ¡como mi mamá no hay nadie! Y comencé a extrañarla. Cada día me daba cuenta de cuanta falta me hacía, ¡hasta sus regaños echaba de menos! Muchas veces me preguntaba, ¿como pude ser tan malagradecida con ella? ¿cómo no me di cuenta de todo lo que ella se esmeraba para suplir mis necesidades?

He convivido con muchas personas lindas, que realmente me aprecian, pero cuando nació mi hijo solo estaba mi madre en la casa para cocinar, limpiar, atenderme y dejarme el legado de sus conocimientos para saber como atender a mi bebé. Solamente ella estaba dispuesta a barrer mi casa, a lavar los trastes, a hacer las compras y a consentirme ¡hasta me compró alguna ropa que sabía que me estaba haciendo falta!, ella sabía lo que yo estaba sintiendo porque ella ya lo había vivido y porque solamente una madre nunca pierde ni una sola pizca de ese amor puro y genuino que surge en su corazón al momento de vernos por primera vez.

Mamita gracias por cada una de las cosas que hicieste por mi hermana y por mí. Gracias por tu cariño, gracias por las lindas faldas que me hacías, gracias por encaminarme en el camino de la Verdad, Gracias por luchar y luchar de día o muy entrada la noche, gracias por ser mi mamá.

Con amor: tu hija la que más lata te dió. =)