Primeras Representaciones Gráficas

DSC_0299 Hace tres meses, a los 2 años y medio, mi hijo comenzó a dibujar. Su tema: SOLES Acostumbraba a darle hojas recicladas y sus crayolas o pizarroncitos para plumón para que los rayara, pero ese día me dio la sorpresa  -Mamá, un sol!!!! corrí a ver y encantada celebré este gran acontecimiento como la típica mamá orgullosa por los primeros garabatos de su hijo, y con la ayuda de un imán pegué la «obra de arte» en el refrigerador. Yo pienso que cuando nuestros hijos hacen su primera representación y nos lo comparten contándonos lo que es, nosotras las mamás y la familia debemos hacer de esto un acontecimiento importante, no una fiesta exagerada, pero sí darle muestras de interés y asombro por su logro, ya que así como cuando aprenden a caminar y hasta los abuelos saltan de alegría, un dibujo también es un logro, que además de bonito, es una muestra de que el peque se va desarrollando sanamente. Leer más

Hablemos de los juguetes

Dicen que los niños son esponjitas que todo absorben, y es muy cierto, la etapa infantil es una etapa donde se aprende observando y después  todo eso que han visto lo imitan en el juego. Por eso es que es muy importante que los niños jueguen, pues ellos no están simplemente pasando el rato, con todas las actividades lúdicas ellos están aprendiendo.  Así que nosotros como padres debemos buscar y proporcionarles juguetes que les permitan desarrollar sus habilidades e intereses, aprender roles e imitar. Después que nació mi hijo, me he paseado más seguido por el área de juguetes, y me he encontrado con juguetes muy bonitos y educativos, y también me he encontrado con unos juguetes que yo llamaría monstruos, monstruos que no deseo por nada del mundo que mi hijo tenga entre sus juguetes, y me pregunto ¿a qué puede jugar un niño con ese tipo de juguetes? ¿guerras del bonito contra el feo, del bueno contra el malo? ¿enemistades y violencia? ¿puede imitar algo real y bueno que no haya visto únicamente en una película? Pienso que muchas de las actitudes que vemos en los niños actuales tienen que ver en el tipo de juguetes que se les están proporcionando (claro, también del ambiente y de lo que aprenden de sus papás, escuela y amiguitos) los niños ya no juegan juegos y juguetes que los lleven a pensar, a imitar a sus papás, ya no usan su creatividad para fabricar sus propios juguetes, hoy es todo lo contrario, los niños quieren juguetes que estén de moda, ya no imitan a papá porque uff! que aburrido! es mejor imitar al superhéroe de moda que sabe volar y que puede hacer un montón de cosas totalmente irreales. Ya no quieren usar la imaginación y creatividad, quieren los juguetes listos. Recuerdo que de pequeña soñaba con tener una computadora y ser secretaria, cuando acompañaba a mi mamá al banco, observaba bien todo lo que hacían las mujeres que trabajaban ahí frente a una computadora, un día me fabriqué mi propia computadora, tomé una tablita de madera que mis papás tenían arrumbada por ahí y le hice muchos cuadros (teclas) así tuve mi teclado, y la TV de mi papá, me servía de monitor, no necesitaba tener la computadora íntegra de juguete para sentirme a gusto y poder divertirme, yo la pasaba muy bien con mi imaginación. El día que quise una casita de muñecas mi mamá me hizo una bellísima con papel cascarón (un cartón suficientemente duro), cuando quise tocar la batería =) mi tío me ayudó a fabricar y montar una sobre un arbolito que tenía muchas ramas como para colgar varias latas de diferentes tamaños, cuando quise un coche lo hice con cajas y maderas y cuando quise jugar a algo diferente mi abuelita me enseñó a hacer perfumitos con flores. Y hoy me siento lista y con muchas ganas de comenzar a crear juguetes que le interesen a mi niño, más aun teniendo ideas como las que Inma comparte en su blog, que maravilla. Imitar a mamá, imitar a papá Estoy convencida de que es bueno que las niñas realicen juegos donde su naturaleza femenina pueda desarrollarse y que los niños jueguen juegos imitando trabajos y acciones de hombres, con esto no me refiero a que las niñas no deban correr tras un balón o jugar con los coches de su hermano si es que ella desea hacerlo, o que los niños no deban jugar a que barren o que son chefs en la nueva cocinita de su hermana, ¡al contrario! también es bueno que experimenten otros roles, aprendan a ser útiles y serviciales (con la escobita)  o que simplemente se diviertan un rato. Mas bien me refiero a que cuando una niña juega a ser mamá, está desarrollando algo que es natural en ella, o si juega a que es la mejor cocinera del mundo, de esta manera le estará tomando gusto a papeles que seguro un día ejercerá. Lo mismo para un niño que juega a que repara una tubería, que es un gran carpintero o juegos donde su fuerza y capacidad son probadas. Hace dos meses a mi hijo le pudimos comprar, a un buen precio, un equipo de herramientas que nos pareció fabuloso, así él podrá ir aprendiendo como se llama cada herramienta, para qué sirve y como se usa, seguro más adelante, cuando esté un poco más grandecito y vea a su papá usando el martillo, esa misma tarde juegue a lo que hacía su papá en la mañana. Papás y mamás inviertan parte de su tiempo enseñando a sus hijos e hijas de manera interesante y divertida  las actividades que ustedes realizan. Seguro en un futuro se ganarán un compañero listo para poner las manos a la obra.

Creo que es importante que cuando vayamos a comprar un juguete a nuestros hijos mentalmente nos preguntemos ¿aprenderá algo bueno mi hijo? ¿podrá imitar con esto algo útil y bueno de la vida cotidiana? ¿le estoy proporcionando un personaje que representa valores que queremos en casa? No les demos los juguetes sin pensar en todo esto, porque aunque podría parecer inofensivo, recordemos que los peques al jugar están aprendiendo, y gran parte de lo que aprenden los primeros años de su vida les acompañará por el resto de ella. ¿Quieres que tu hijo, sea una persona inteligente, creativa, útil, con valores y con ganas de enfrentar la vida real? Comienza hoy dándole todas las herramientas que le desarrollen esas capacidades y virtudes.

Educar, la importancia de los primeros años

Muchas veces los años más fértiles que son del nacimiento a los seis años de edad son desperdiciados por padres y maestros que creen que el niño es muy pequeño para aprender. Y muchas veces son ellos los demasiado perezosos para enseñar. Tómese tiempo para hablar en realidad con su niño pequeño y le asombrará su acervo de conocimientos. No debe permitirse a los niños pasar sus años más formativos sentado como una nulidad en su caja de arena. Alos dos años ha progresado más allá de la etapa de juego ocioso. A esta edad el aprendizaje es una necesidad, su curiosidad es insaciable y debe poder explorar. moverse y observar. Durante las primeras etapas del desarrollo del niño necesita aliento de los adultos para lograr confianza en sí mismos. También necesita estímulo y sensación de seguridad. En esta edad es importante para el niño una imagen de órden y rutina, porque hay tanto atareamiento y confución a su alrededor que necesita «señales» familiares en las que pueda confiar. Los niños tienen un deseo natural de aprender y ttrabajar, junto a una buena disposición a complacer. No consideran el trabajo como algo desagradable. Están buscando continuamente nuevas cosas que hacer… cosas que cada vez son más difíciles y retadoras. El aprendizaje debe ser divertido y una fuente constante de interés para el niño pequeño. Los niños aprenden imitando a los adultos y otros niños, poner un buen ejemplo con lo que usted haga, beneficia mucho más a un niño que una explicación larga y sin significado. Mientras más amplio sea su panorama más aprenderá, llévele con usted a lugares, déjele conocer nueva gente, ver nuevas cosas, tener nuevas experiencias. Los niños aprenden gradual y naturalmente de las personas con quien entran en contacto. Una regla importante: NUNCA HAGA POR UN NIÑO LO QUE ÉSTE SEA CAPAZ DE HACER POR SI MISMO. Un niño de tres o cuatro años es capaz de vestirse, recoger sus juguetes, tender su camita (aunque no se vea tan pulcra como si una lo hubiera hecho) y ayudar a pequeñas labores domésticas. Se le deben  permitir hacer estas cosas pues el niño debe sentir que él, como los miembros mayores de la familia, está contribuyendo de alguna forma y tiene ciertas tareas y obligaciones. Es un hecho patético que hoy, mucha gente joven solo puede pensar y hablar en abstracciones y generalidades vagas. ¿Es culpa del niño estar mal preparado, o el defecto radica en la estructura de nuestro sistema educativo actual, y en verdad, en los padres mismos por poner demasiado énfasis en nuestra dependencia? ¿Estamos criando una generación de niños mimados, dependientes, a los que se les está permitiendo lentamente que pierdan todo concepto de originalidad y creatividad? Resumen del Libro: Enseñanza Montessori en el Hogar de Elizabeth G. Hainstock páginas 21-24

Periodos sensitivos – Método Montessori

María Montessori creía que la educación comenzaba al momento de nacer y que los primeros años de vida  son los más importantes física y mentalmente. Incluso el infante más pequeño debe ser expuesto a la gente, los sonidos, ser mimado y hablársele para que se convierta en un niño dichoso y normal.

Los métodos más apropiados de aprendizaje en los años transcurridos entre el nacimiento y los seis años de edad, determinan en gran parte la clase de hombre en que se convertirá el niño. Como desarrollo mental en esos primeros años avanza rápidamente, este es un período que no debe desperdiciarse.

Montessori creía que en estos primeros años un niño tiene lo que llamó «períodos sensitivos», durante los cuales es especialmente receptivo a ciertos estímulos.

Todos los niños se desarrollan a un ritmo distinto, pero la lista siguiente le ayudará a saber cuando vigilar las fases particulares de desarrollo:

 

Del nacimiento a los 3 años ——-Mente absorbente, Experiencias sensoriales

De año y medio a 3 años ——— Desarrollo del lenguaje

Del año y medio a los 4 años —– Cordinación y desarrollo muscular, Interés en objetos pequeños

De 2 a 4 años ——————– Refinamiento del movimiento, Interés en la verdad y la realidad, Noción de la secuencia del orden en tiempo y espacio.

De dos y medio a 6 años ——— Refinamiento sensorial

De 3 a 6 años ——————– Susceptibilidad a la influencia de los adultos

De 3 y medio a 4 y medio años— Escritura

De 4 a 4 y medio años ———– Sentido táctil

De 4 y medio a 5 y medio años — Lectura

Tomado del Libro: Enseñanza Montessori en el Hogar de Elizabeth G. Hainstock

Ayudando a Niños de Lento Aprendizaje

Hola! Leyendo sobre educación en el hogar me encontré este pequeño artículo con unos tips interesante para mamás con niños que tienen problemas de aprendizaje.

Creo que es bueno saber de todo un poquito pues si en algun momento nos toca una situación así podremos saber que hacer, algo así como los primeros auxilos jeje. Espero que les guste.

por Peggy Flint
Estos son algunos consejos para aquellos que tienen un hijo con dificultades de aprendizaje.
• Métodos Sencillos. Usa técnicas de enseñanza sencillas. La repetición es buena. Los métodos de enseñanza “antiguos” funcionan mejor para estos casos. Los maestros para niños de lento aprendizaje usan las antiguas tarjetas de repaso.
• Pocas Distracciones. Usa páginas de libros y otros trabajos que no tengan imágenes que puedan distraer la atención del niño. Para un adulto y la mayoría de los niños éstas pueden ser maravillosas, pero para un niño con problemas de aprendizaje, las imágenes y el color innecesario puede ser una distracción que puede causar frustración. Asegúrate de que el cuarto esté libre de ruidos y objetos que sean innecesarios. Esto no quiere decir que las paredes tengan que aislar totalmente de todo ruido o que no debas tener algún póster. Pero sí procura trabajar con el menor número de distracciones que sea posible.
• Enseñanza Constante. Trabaja con tu hijo uno a uno. Te necesita allí con él todo el tiempo. Es incapaz de enfocarse sobre una tarea y terminarla sin que tú estés allí para ayudarle y motivarlo. Está preparado para pasar tiempo con tu hijo.
• Destrezas Básicas. Concéntrate en lo básico de la lectura y las matemáticas. Puedes leer historia a tu hijo o hacer un experimento científico con el, pero asegúrate de que esté progresando en las habilidades básicas de la lectura y las matemáticas. Estas serán las habilidades que le serán indispensables cuando sea adulto.

¿A qué edad empezar la educación formal en el hogar?

por Eleonora Hernández

(Tomado de la Revista El Hogar Educador) 

«Jesús crecía en sabiduría, y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres» Lucas 2:52 «Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él» Lucas 2:40

Las Escrituras no hablan mucho acerca de la niñez de Jesús. Sería maravilloso que pudiéramos encontrar lo que hicieron José y María a los 3 meses, 9 meses, al año, a los 3 años, y así no tendríamos ninguna dificultad en educar a nuestros hijos; pero de lo que sí estamos seguros es de que en los dos pasajes anteriores se nos da a entender que el crecimiento en sabiduría es diferente al crecimiento en estatura, y estos no son iguales al crecimiento en gracia para con Dios, y que también hay una diferencia entre esta gracia y el crecimiento en gracia para con los hombres.

Al detenernos a ver la vida adulta de Jesús podemos decir con certeza que fue un hombre espiritual, valeroso, sabio, con buena fortaleza física, con una excelente habilidad para expresarse, respetuoso, bien educado, cuidadoso de su familia, etc. Sin duda sus padres terrenales lo supieron educar para hacer de El, lo que Jehová quería, y si no se equivocaron fue porque dependieron completamente de Dios. Nuestra meta debe ser el educar a nuestros hijos para que sean lo que Dios planeó para ellos, pero al igual que José y María, necesitamos depender de Él. Entendemos que la tarea no es fácil pero es importante poner nuestra parte para que esto realmente se cumpla.

Generalmente pensamos que podemos iniciar con la educación formal a la edad preescolar, 5 ó 6 años, pero si somos realistas, para esta edad ya es un poco tarde.

Muchos padres se alegran al ver que su hijo está creciendo, y es bueno, pero el cambiar de talla a su ropa y zapatos no garantiza que esté madurando cada etapa de su desarrollo.

Crecimiento. Es el aumento de talla (relacionado con la estatura) y peso.

Desarrollo. Es la maduración de habilidades en el individuo que le permiten pasar a otra etapa y alcanzar nuevas metas.

Algunas veces vemos a niños a los que se les dificulta prestar atención o que a los 8 años tienen problemas con la lectura. Al investigar sus etapas del desarrollo encontramos que dichos niños no gatearon. Si queremos realmente ayudarlos tenemos que llevarlos a gatear ¡No importa que tengan 8 ó 12 años!

Las dificultades al confundir la «b» con la «d» o la «p» con la «q» casi siempre tienen su origen en la falta de atención y principalmente por una falta de lateralidad bien definida. Estos niños generalmente presentan su lado dominante combinado. ¿Qué es esto?

Si la tendencia de un niño es de tomar el vaso con la mano derecha, usar los lápices, saludar, etc., podríamos decir que su mano dominante o preferente es la derecha; pero también debiera patear la pelota con su pie derecho, tomar el auricular del teléfono y acercarlo al oído derecho y al jugar al telescopio debiera escoger su ojo derecho. Si todo esto es congruente B ojo oído, mano y pie derecho B es una lateralidad bien definida.

Lo mismo debiera suceder con un niño que escribe con la mano izquierda. Pero muchas veces nos encontramos con niños que tienen mano derecha dominante y lo demás izquierdo; esto sería lateralidad combinada. Podemos llevar a un niño a que practique muchos ejercicios de palabras con b y d, que los escriba con colores diferentes, pero no dará resultados perdurables; tenemos que indagar en el desarrollo del niño en dónde le faltó madurar y de ahí empezar haciendo ejercicios para niños de 3 o 4 años aunque estemos tratando con un niño de 10 años de edad. Tenemos que trabajar con muchos ejercicios de mano izquierda y derecha. Igualmente pie, ojo, oído, y combinarlos (Toca con tu mano derecha el ojo izquierdo, etc.). Esto es interiorizar el conocimiento a través de movimientos corporales (cuerpo); la parte del cerebro madura, entonces el niño es capaz de exteriorizar dicho conocimiento. Después hacer tareas que ayuden a centrar su atención en este aspecto por escrito.

Ejemplo:

Pregunte: ¿Qué hay a tu lado derecho? y ¿Qué hay frente a tu pie izquierdo? . Cuando sea capaz de contestar, pregunte: ¿Qué tengo en mi mano izquierda? Toca mi oreja derecha, etc. Es un proceso lento pero con la ayuda de nuestro Señor y perseverancia de nuestra parte, se solucionará.

La Biblia dice en Eclesiastés 3:1 «Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.» Dios en Su sabiduría planeó los tiempos para todo. Hemos estudiado y comprobado que un bebé necesita tener control de su cabecita a los 3 meses, sentarse a los 6 meses o a los 6 meses y medio, gatear a los 9 meses y caminar a los 12 meses, sin suprimir ninguna de estas etapas. Por supuesto, es más fácil ponerlo en el andador que estarlo cuidando al gatear y al caminar. Si hacemos esto, el bebé pasará por alto una serie de movimientos que impedirán la ejercitación del área de su cerebro que debe de madurar y posteriormente carecerá de ciertas habilidades que podrán reflejarse hasta los 15 y 16 años y tal vez en toda su vida.

Es tan importante respetar los tiempos de Dios aún en estos aspectos ya que si no lo hacemos, nos estaremos enfrentando a problemas de coordinación corporal, problemas de lectura, aprendizaje, problemas de lenguaje, dificultades en operaciones matemáticas, atención, memorización, problemas para entender conceptos abstractos, etc.

«Todo lo hizo hermoso en Su tiempo……sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.» Eclesiastés 3:11.

Etapas que incluye el desarrollo:

Desarrollo Motor Grueso, (Desde el nacimiento). Ej: Rodarse, gatear, brincar, correr, saltar, etc.

Integración Sensorio Motriz. Ej. Recortar, pegar, palpar texturas, colorear, etc.

Desarrollo de Lenguaje. Ej. Vocabulario, fluidez, descomposición de palabras, lecto escritura, etc. Habilidades Perceptivo Motoras. Ej. Secuencia, memoria visual y memoria auditiva, etc.

Habilidades Conceptuales. Ej. Formas, tamaños, razonamiento, concepto numérico, clasificación, etc. Habilidades Sociales. Ej. Conclusiones lógicas, solución de problemas sociales, juicios de valor (falso, verdadero, mentira, honestidad, etc).

Desde que el niño nace necesitamos dedicarle un tiempo diario para ejercitar su cuerpecito, hablarle, enseñarle, jugar con él, de esta manera estaremos ayudando a su desarrollo. Debemos pedir ayuda y creatividad a nuestro Señor para hacer ejercicios, juegos, tareas, actividades, etc., que lleven al niño a estar preparado para poder sentarse, hablar, leer, etc., en la edad que Su Padre diseñó para que esto sucediera.

«Los justos y los sabios y sus obras, están en la mano de Dios.» Eclesiastés 9:1.

En Resumen: Tenemos una responsabilidad como padres pero también como hijos de Dios. Es mejor prevenir un problema a futuro que remediar una situación por falta de información. Nuestros hijos deben mostrar un carácter piadoso siempre y a donde vayan, manifestándolo en todas las áreas; siendo responsables y organizados en los trabajos que emprendan; sus tareas deben estar muy bien presentadas y limpias y con la mejor letra y números posibles; esto ayudaría a convencer a las autoridades educativas y de gobierno en caso de haber dificultades. Creemos que si cada educador en el hogar pudiera tomar la responsabilidad completa y nuestros hijos fueran un verdadero ejemplo desde la forma de vestir, su madurez en el desarrollo, su conversación, sabiduría, «conducta, amor, espíritu, fe y pureza» (1 Timoteo. 4:12) el pueblo de Dios impactaría grandemente al reino de Satanás.

«Sé sabio, hijo mío y alegra mi corazón, Y tendré qué responder al que me agravie.» Proverbios 27:11